La Fuerza Pública ejerce patrullajes en la zona para evitar que nuevamente la comunidad se tome esta área de especial importancia ecológica.

Proteger los ecosistemas estratégicos de la ciudad es la consigna del Gobierno de Juan Carlos Cárdenas. Por ello, el pasado sábado 5 de junio se realizó un operativo en el que fueron recuperadas 12 hectáreas de un predio de protección ambiental invadido en la prolongación de la calle 45, sector de Chimitá.

Producto de estas acciones fueron desmontados 500 cambuches y capturadas 11 personas. Al día siguiente, otras cuatro fueron arrestadas al intentar retornar el terreno, propiedad de la CDMB.

“Tenemos un total de 15 capturas de esas personas que no solamente dañaron los recursos naturales, sino que también invadieron un terreno que precisamente es un área protegida de manera adicional”, explicó Melissa Franco, subsecretaria del Interior de Bucaramanga.

A estas personas se les ha adelantado un proceso judicial por daños en los recursos naturales e invasión de áreas de especial importancia ecológica en la región.

Por Fabián Morales Gómez