Como parte de la política establecida por el Gobierno para la generación de energía renovable en el país, el Departamento Nacional de Planeación destacó que como incentivos para producir energía a partir de fuentes no convencionales a partir de este año se establecieron algunos beneficios.

Entre ellos se encuentra la exclusión automática del IVA en infraestructura de energía solar; la deducción del 50 % del impuesto de renta durante 15 años para inversión en infraestructura para Fncer y la obligatoriedad a los comercializadores en la compra de este tipo de energía entre un 8 y un 10 %.
Con esta decisión se apunta a que en 2023, Colombia pueda multiplicar por más de 100 veces su capacidad instalada en esta materia con respecto al 2018.

En la actualidad, esta capacidad es de 725,38 megavatios (MW), que equivalen al consumo de 547.402 familias y contribuyen a la reducción de 921.333 toneladas de CO2 al año.

En lo que respecta a la prestación del servicio de energía, el DNP resaltó las acciones que se han venido realizando para mejorar la infraestructura y las condiciones de prestación del servicio en La Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre y Córdoba, beneficiando a 2,7 millones de suscriptores, cerca de 10 millones de colombianos.

De igual forma el Departamento Nacional de Planeación, informó que en lo que se refiere a la ampliación de cobertura de los servicios de energía eléctrica en el país, con corte a marzo de 2022, se cuenta con 68.201 nuevos usuarios, así como 1,1 millones de nuevos usuarios residenciales con servicio de gas combustible por redes y 67.468 usuarios beneficiados con programas de sustitución de leña.

Por Diana Merchán