1.500 hectáreas se han entregado a víctimas