Según cifras entregadas por el DANE en Colombia hay 34.901 personas en condición de calle y seis de cada 10 llevan más de 5 años allí.

En Cúcuta, se pudo establecer que, al menos 1.211 personas tienen residencia no formal en las calles de la ciudad y al menos el 45% de ellos proviene de otros países.

Uno de los factores que hace más crítica la situación de las personas que habitan las calles, es el consumo de sustancias psicoactivas, que sigue siendo una de las principales razones para que las personas tomen el camino de la indigencia, según  el Censo de Habitante de Calle (CHC).

De igual forma, el cierre de la frontera ha hecho más difícil la situación para las personas migrantes que no cuentan con ningún ingreso ni modo de sustento en Colombia, lo que las obliga a armar los conocidos “cambuches” en los espacios públicos como parques o pasos peatonales.

De acuerdo con la investigación realizada por el CHC, la principal fuente de ingresos de las personas que tienen residencia no formal, es el reciclaje, siendo esta actividad la que les genera   mayor rentabilidad, seguida de limpiar vidrios en semáforos, cuidar vehículos aparcados en las calles, entre otras.

Por Diana Merchán