Talleres de confección podrían desaparecer ante la inminente crisis económica del Covid-19.

Talleres de confección podrían desaparecer ante la inminente crisis económica del Covid-19.

Líneas de crédito, no son una solución para trabajadores que hoy no cuentan con ingresos.

Medianos y pequeños empresarios, amas de casa, jóvenes emprendedores y comerciantes independientes, que viven del comercio de la ciudad y representan un 70% de los ingresos de la capital nortesantandereana, están preocupados porque hoy tienen todos sus puntos de producción, pequeños talleres de confección o como se conoce en la ciudad, puntos satélites de textil, zapatería y marroquinería totalmente paralizados a causa del coronavirus.

Piden al Gobierno Nacional suspender los pagos de arriendos de sus locales, suspender los aportes parafiscales, entregar subsidios para asumir las nóminas y poder subsanar la situación de muchos empleados y familias cucuteñas que dependen del comercio y la producción.