Segundo satélite argentino fue lanzado con éxito

El satélite argentino, SAOCOM 1B fue lanzado al espacio para medir la humedad del suelo y ayudar a la crisis medioambiental.

El 31 de agosto fue lanzado con éxito el segundo satélite argentino, SAOCOM 1B, desde Estados Unidos, para medir la humedad del suelo y dar información frente inundaciones, erupciones, terremotos, avalanchas, derrumbes y deslaves, entre otras, a partir de 225 fotografías diarias que puede llegar a tomar el satélite. 

“También es posible predecir plagas, trabajar sobre la fusariosis que afecta al trigo, señalar la susceptibilidad que tienen los ríos a las precipitaciones, verificar pequeños desplazamientos de la superficie terrestre, actividad de los volcanes, inclinaciones de construcciones, hundimientos en zonas rurales por el tránsito, estado de los caminos, o identificar dónde puede haber un brote de Dengue a partir de la caracterización del medio ambiente”, detalló a Télam la gerenta de Observación de la Tierra de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) e investigadora principal de la misión SAOCOM, Laura Frulla.

Lea también: Liberarán 750 millones de mosquitos genéticamente modificados

Con los mapas de humedad del suelo cualquier usuario puede identificar cual es el momento más óptimo para fertilizar, el tipo de cultivo que se puede sembrar en un lote, al igual que evaluar el estado de los bosques, humedales y glaciares. 

Asimismo, los satélites SAOCOM 1A y 1B , brindan información mucho más detallada al contar con sensores radio métricos más sensibles que analizan 150 metros cuadrados, comparados con los 9 metros cuadrados de los satélites de la NASA. 

Lea también: Teléfonos Android podrán detectar terremotos

“Las capacidades de estos satélites se construyeron en base a los requerimientos de los organismos de agricultura e hidrología entre otros, y permiten gestionar de una manera más ágil a todos los usuarios cosas tan vitales como el agua para los cultivos”, apuntó Frulla.

En el mundo son pocos los lugares que cuentan con estas capacidades, por lo que cualquier país puede solicitar información específica registrada por los satélites.