Ocañeros desobedecieron la ley seca

Ocañeros desobedecieron la ley seca

A pesar de que no hubo riñas, ni heridos, los ocañeros utilizaron la celebración del Día de la Madre, como justificación para beber en medio de la pandemia.

Habitantes compartiendo a las afueras de sus casas, motocicletas transportando bebidas alcohólicas y el alto volumen de los equipos, fue el panorama que se registró durante el último fin de semana en el municipio de Ocaña con motivo de la celebración del Día de la Madre.

A pesar de la aplicabilidad del decreto de ley seca en el departamento de Norte de Santander, los ocañeros reincidieron una vez en su mal comportamiento; es por ello, que la Policía Nacional en múltiples ocasiones tuvo que llamar la atención a varias familias.

Por otra parte, con el fin de seguir estableciendo un orden en el municipio, la Alcaldía de Ocaña dispuso el decreto 070 construido con base a los lineamientos del Gobierno Nacional, donde se estipula la ampliación del horario del “pico y cédula” y así mismo, se decreta la continuación del “toque de queda” durante todo el mes de junio.