Aborto legal en Colombia para venezolanas, una barrera de acceso

Aborto legal en Colombia para venezolanas, una barrera de acceso

Más de 600 migrantes venezolanas han abortado voluntariamente desde el 2017 al 2019, en la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres se analizó la problemática y se expusieron los peligros a los que se enfrentan

En San José de Cúcuta se lideró hoy la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, un escenario en el que diferentes fundaciones y corporaciones defensoras de derechos expusieron la realidad que a diario viven las mujeres migrantes.

Como tema principal de la mesa se abordó la interrupción voluntaria de embarazos y las múltiples barreras que enfrentan las mujeres migrantes al solicitar acceso al aborto legal en Colombia.

En medio de esa importante mesa, se mencionó que desde el año 2017 hasta el 31 de marzo del 2019, más de 600 migrantes venezolanas presentaron diagnósticos de interrupción voluntaria del embarazo.

La Fundación Oriéntame y la Mesa por la Vida y la Salud, en alianza con corporaciones defensoras de los derechos de las mujeres, presentaron hoy un informe en el que exponen la tipología de barreras que enfrentan las migrantes venezolanas, enmarcada en tres categorías.

Las mujeres venezolanas no saben que en el país el aborto es un derecho en tres circunstancias, tiene que ver con requisitos adicionales, es decir, una interpretación restrictiva del marco legal.

Las mujeres migrantes en situación irregular se les están pidiendo documentos que muestren que su situación migratoria está regularizada y esto es una barrera, porque ellas tienen derecho a atención por urgencias, la tercera barrera tiene que ver con fallas en el sistema de salud.

Coordinadora Mesa por la Vida y la Salud

Catherine Crespo representa cerca de 300 migrantes trabajadoras sexuales por quienes hoy también exige sus derechos.

Ante todos somos mujeres somos mujeres y los derechos de como mujer se tienen que hacer valer aquí en china en japonés donde sea.

Catherine Crespo

Hay un caso puntualmente, hay una mujer que se automedica, no logra terminar el aborto y ya consulta con una infección que pone en riesgo su matriz.

Coordinadora Mesa por la Vida y la Salud

En el año 2019 el Ministerio de Salud registró un total de 629 mujeres migrantes con diagnóstico de interrupción voluntaria del embarazo.

Según narra Catherine, además de los peligros que estas trabajadoras sexuales se enfrentan al acudir a lugares clandestinos para interrumpir su embarazo, también están siendo víctimas de maltrato físico por parte de los clientes.