19.9 C
London
martes, agosto 9, 2022

20 años de la angustiosa historia del hundimiento del submarino Kursk

- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img
- Advertisement -spot_imgspot_img

La nave conocida como “imposible de hundir” terminó bajo el agua con 118 personas en el mar de Barents, norte de Europa.

Lo que sería uno de los más grandes ejercicios navales rusos de la historia, después de la caída de la Unión Soviética hace 20 años al norte de Europa, en el mar de Barents, terminó con la vida de 118 marineros, de los cuales 23 pudieron haber sido salvados. 

El hecho ocurrió en la semana del 11 al 15 de agosto del 2000, cuando iniciaron los ejercicios militares, en los que las distintas naves lanzaban misiles para demostrar que estos tenían la mejor tecnología. 

Sin embargo, al día siguiente el nivel de complejidad fue mayor y terminó con un final inesperado. 

nave imposible hundir bajo mar Barents
Foto: BBC Mundo

Lea también: Congreso de Estados Unidos no avalaría aspersión aérea de cultivos ilícitos

El submarino K-141 Kursk, era el siguiente en la lista, considerado “imposible de hundir” así fuera impactado por un misil, dado que este siempre saldría a la superficie sin importar la gravedad del daño.

Por lo que hacia las 9 de la mañana, un 12 de agosto, se le ordenó al capitán Gennady Petrovich Lyachin, quien ya había disparado torpedos el día anterior, que lo hiciera nuevamente, pero esta vez los misiles no salieron. 

Foto: BBC Mundo

Uno de los torpedos era defectuoso y provocó un incendio en la sala de misiles, tras una fuga de peróxido de hidrógeno, y dos explosiones, siendo la primera la que envió a 100 metros de profundidad la nave, y la última la que destrozó la carcasa del submarino. 

Aunque en Moscú se afirmaba que nadie había sobrevivido, en el mar de Barents se preparaban los detalles para el rescate. 

Foto: BBC Mundo

Lea también: Por tener sexo en colchones empresa paga más de $11 millones

Pese a las afirmaciones falsas de la marina rusa, una nota encontrada en los bolsillos de uno de los 23 sobrevivientes, una semana después por buzos noruegos, quienes sí pudieron llegar al submarino, confirmó la angustiosa historia detrás de la nota. 

Después de la primera explosión 23 marineros se movieron a la sala más segura de la nave, donde intentaron salir, pero esto causó otro incendio en el que murieron algunos de ellos, por lo que permanecieron con vida alrededor de seis horas, esperando el rescate. 

El teniente Dmitry Kolesnikov fue quien escribió las notas que decían, “está oscuro aquí para escribir, pero lo intentaré a través del tacto. Parece que no hay posibilidades, 10-20%. Esperemos que al menos alguien lea esto”. En un parte también se podía leer que “aquí está la lista del personal de las otras secciones, que ahora están en el noveno (compartimento) y tratarán de salir. Saludos a todos, no hay necesidad de desesperarse”. 

Foto: BBC Mundo

El intento por demostrar lo preparado que estaba el ejército ruso, terminó con 118 vidas y sacando a la luz todos los problemas que estos pasaban, tales como financiación, preparación, tanto de militares y comandantes para manejar este tipo de naves, al igual que la mala calidad y mantenimiento de los equipos.

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img

Noticias relacionadas

- Advertisement -spot_img